‘Deadpool’: Marvel a lo Tarantino

Deadpool-Empire-Magazine

No serán pocos los que estén un poco hartos del cine de superhéroes, pero es lo que tienen las modas, todos quieren sacar tajada de lo que se lleva y de pronto nos plantamos un año con un número desorbitado de películas basadas en personajes de cómics. Y claro, es normal que llegué un punto en el que ya nos parecen todas las entregas iguales. Por suerte, ha llegado Deadpool para remover un poco esto.

Ryan Reynolds y Tim Miller han conseguido llevar a cabo un proyecto con el que llevan años luchando. Después de haber visto una versión bastante descafeinada y vergonzosa del personaje en X-Men Orígenes: Lobezno, basto un poco de fe por parte de ellos dos y  una pieza de metraje de prueba que se filtró sorprendentemente para que Fox accediera a darle una oportunidad y que lo hicieran respetando el estilo gamberro del personaje, que es su seña e identidad.

Will Wilson es un mercenario que se somete a un tratamiento muy bestia para alterar sus genes mutantes y esperar así curar el cáncer que le han diagnosticado. La cosa no sale mal ya que consigue poderes de regeneración parecidos a los de Lobezno, pero que lo convierten en un engendro. Su único objetivo será encontrar a Francis, el culpable de su aspecto y obligarle a que le devuelva la belleza que ha perdido.

Aunque la cinta no deja de ser una historia sobre el origen de un personaje, como tantas hemos visto ya en el cine de superhéroes, se merece una oportunidad porque va a conseguir sorprendernos sí o sí. ¿Cómo? Pues presentándonos a uno de los personajes del año. Este sí es el verdadero Deadpool, un antihéroe faltón, violento, carismático, capaz de soltar barbaridades y hará que nos partamos de risa durante toda la película. Y no duda en hacernos partícipes de la acción directamente rompiendo constantemente la cuarta pared y hablando con los espectadores siempre que puede. Eso es un puntazo enorme. Toda la película está plagada de chistes verdes, de momentos irreverentes que no llegaremos a creernos que lo hayamos visto en una película de Marvel. Pero lo mejor es que está llena de guiños constantes a otras entregas del universo X-Men, a Hugh Jackman o al mismísimo Ryan Reynolds y otros superhéroes que ha hecho antes.

Esta nueva entrega de Marvel no contará la mejor historia del mundo ni tendrá los efectos especiales más punteros del género pero es una jodida fiesta. Deadpool es el rey.

Leave a Comment