Jessica Jones: la heroína del 2º piso a la izquierda

Jessica Jones: la heroína del 2º piso a la izquierda

Mucho se ha escrito sobre Marvel’s Jessica Jones (Melissa Rosenberg, 2015), así que yo, desde la humildad del espectador, no voy a entrar en desgranar tramas, analizar contenidos o evaluar calidades. Simplemente quiero escribir sobre ella, tras verla íntegra (algo que creo muy importante para hablar de una serie, a todo esto), para animaros a verla porque creo que merece mucho la pena.

¿Por qué? Si hay algo que define esta serie, un único atributo que sintetice mi opinión al respecto, es su realismo. Realismo encuadrado en un contexto atípico. Una sinopsis podría ser la siguiente: una mujer con poderes extraordinarios se enfrenta a un villano, también extraordinario. Es una trama que a priori puede sonar, cuanto menos, a ciencia ficción. El problema es que Jessica Jones es terroríficamente real.

Más allá de la fuerza sobrehumana o del control mental, temas verdaderamente secundarios, la serie muestra la lucha por la propia supervivencia de una mujer devastada por su pasado reciente, encarnado en un hombre que ha vuelto para acabar con ella y su entorno. Si alguien esperaba una batalla épica por salvar la ciudad o el planeta, toparán con una mujer, testaruda y con gran afición por el whisky, que lucha contrarreloj para salvar a todas las personas que pueda de todo tipo de desgracias causadas expresamente para herirla aún más.

Sin embargo, a pesar de ser una serie de poderes extraordinarios, el drama es perfectamente cotidiano. No hay ciudades en llamas, trampas que serían capaces de matar a miles de personas en cinco segundos, poderes telúricos que harían caer los cimientos de Los Ángeles o batallas entre mutantes cuyos efectos colaterales acabarían con la Humanidad. Nada de eso. Jessica Jones abarca la dimensión humana, personal, de los problemas propios, sólo que poderes como telón de fondo. Y eso es lo que realmente conmueve, tal vez porque vivimos en un mundo donde ya somos demasiado inmunes a las masacres, debacles atmosféricas y/o grandes desgracias. Y es por eso por lo que engancha, porque estamos poco acostumbrados a ver a los superhéroes preocupados por los efectos de sus acciones en sus vecinos, amigos o compañeros de trabajo, no tanto por la “sociedad” de la que suelen ser víctimas y luego tratan de salvar.

Esta idea envuelve el resto de grandes cualidades que veo en esta serie. Por supuesto, sin la brillante interpretación de Krysten Ritter (Woke Up Dead, Breaking Bad, Don’t trust the b—- in Apartment 23), David Tennant (Hamlet, Secret Smile, Doctor Who) y del resto del reparto, no habría sido posible transmitir todas esas sensaciones que te embargan cuando la ves. La variedad de personajes es sin duda otro de sus puntos fuertes. Bien construidos, coherentes y sobre todo humanos, muestran sin filtros la naturaleza humana ante situaciones de crisis, temor y peligro. El inmortal duelo de intenciones, conflictos de intereses personales, queda reflejado de forma magistral en las relaciones entre las diferentes personas que conviven con Jessica.

En este último aspecto, si hubiese de destacar algo al respecto, es la gran satisfacción que siente uno al ver a personajes femeninos que realmente influyen en el devenir de la serie. Uno se cansa de esas mujeres florero que no hacen más que hablar sobre sus maridos, o que delegan su responsabilidad en hombres fuertes y decididos. Jessica Jones muestra un panorama complejo de mujeres que deben lidiar con su vida y sus circunstancias, como el resto de los mortales, con fortaleza y decisión, aunque yerren y caigan.

No sé si es la mejor serie del 2015 o es lo más guapo que ha hecho Marvel con uno de sus personajes, como he leído en algunos artículos de opinión. Sólo sé que Jessica Jones es diferente al resto de ficciones sobre gente con poderes que se ha hecho hasta ahora. Y sobre todo transmite valores importantes para una sociedad enferma de indiferencia, egocentrismo y machismo.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.